Delicias mágicas: alimentos en LAN y Runaterra



El viaje y sus recompensas

Vivimos en un mundo tan diverso como Runaterra, y nada despierta nuestra sed de descubrimiento como el viaje. Conocer cada rincón de nuestro planeta es enriquecedor. Entre tantos parajes asombrosos e historias interesantes, los alimentos son de los elementos culturales más representativos de cualquier región.

Muchos consideran la comida como uno de los placeres más grandes. Eso explica por qué comer en exceso incluso es considerado un pecado en algunas religiones. Aun así, a veces es imposible resistirnos a las delicias exóticas que algunos de nuestros países vecinos ofrecen, y los viajeros saben de sobra que los platillos más exquisitos son los que preparan los locales.

Así como los alimentos representan las tradiciones, costumbres y recursos naturales de un país, también tienen un papel importante en ciertas regiones de Runaterra. En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de platicar con los escritores de Riot Games encargados de construir las historias de League of Legends, a quienes pedimos que imaginaran los platillos más representativos de las distintas facciones.

Acompáñanos en un viaje culinario en el que exploremos este plano de delicias fantásticas, a la vez que recordamos algunos de los platillos tradicionales de América Latina que son tan mágicos y exóticos como el recetario de Runaterra.



La comida como fuente de poder


Sin comer, la vida no sólo sería vacía, sino imposible. Incluso, algunos alimentos van más allá del simple sustento, pues tienen efectos que superan el simple deleite. Por ejemplo, algunos cuentan con propiedades curativas, como el medicinal té de cresta de gallo, bebida preparada en varios países de nuestra región, que se toma para curar la temible tosferina rápidamente.

Por su parte, el caldo cardán, un exótico platillo boliviano, funciona no solamente como una excelente fuente de energía y cura para la resaca, sino también como un potente afrodisiaco. ¿Los ingredientes principales? El falo y las criadillas de un toro, que se cree que transmiten la fortaleza y virilidad del poderoso animal.

Y sí: como en nuestro mundo, en Runaterra no toda la comida es simple placer, pues a veces también es una promesa de poder.

En la región de Jonia, por ejemplo, la flora y la fauna han evolucionado gracias a la magia local, y una de las delicias más místicas de este fenómeno es la que nace del árbol Kodwol. En sus ramas más altas crece un fruto muy particular que regala un atisbo de su futuro a quien inhala su aroma seductor. Incluso se rumora que comer una sola semilla de su carnoso interior otorga un día más de vida. Pero cuidado: si uno es codicioso y come demasiadas semillas en busca de la inmortalidad, la visión de quien lo ingiere comenzará a deteriorarse hasta desaparecer por completo.




El peligro del manjar

En Perú preparan un plato típico llamado majado que se caracteriza por sus variados y deliciosos ingredientes; uno de los más comunes es la yuca o casava. Popular en muchos países caribeños, este tubérculo debe estar bien preparado y asado antes de ser consumido, ya que tiene un peligro oculto: si la yuca se come cruda y sin procesar, una enzima que la compone puede transformarse en cianuro y ocasionar desde fuertes intoxicaciones, hasta la muerte.

El fruto del árbol Kodwol no es el único manjar popular en Runaterra que debemos consumir con cuidado. En el distrito de Zaun, un químico de renombre logró enfrentar una sequía gracias a la síntesis de un pastelillo que sólo requiere unas gotas de líquido para rehidratarse. Su efectividad es tal que, con el simple acto de ponerlo en la lengua, uno recibe el delicioso sabor de un pudín de ciruela. ¿Lo malo? Aunque para un zaunita no es nada muy grave, ¡el químico descubrió que su consumo puede producir alucinaciones!





De lo bueno, poco


Aunque los platillos más típicos de América Latina son razonablemente fáciles de encontrar en cualquier restaurante popular (incluso fuera de su país de origen), en ocasiones lo especial de un platillo nace de su rareza o dificultad para prepararse. En México, encontramos un exquisito platillo poco convencional: los gusanos de maguey. Estas larvas se crían en ciertas especies de agave (planta de donde se obtiene el también tradicional tequila), y son de gran tamaño, textura suave y sabor delicado.

La dificultad para conseguirlos yace en que es necesario sacrificar la planta del agave para obtener sólo cuatro o cinco gusanos. Debido a esto, el gusano de maguey es un alimento bastante exclusivo en la cocina mexicana.

Algo similar sucede en Runaterra, especialmente en la Ciudad de Bandle, donde los más intrépidos yordles pasteleros arriesgan sus vidas en lo profundo del Bosque de Bandle en busca de un fenómeno llamado igalificación. ¿Qué es la igalificación? Según la mitología de Runaterra, es el proceso que ocurre cuando densos vapores se acumulan alrededor de arroyos y estanques naturales. Esta mística niebla cubre las plantas cercanas con un hermoso rocío iridiscente.

Los chefs hacen girar en el aire tallos de madera con púas para recolectar el vapor antes de que se condense y regresan con canastas llenas de hilos de nubes dulces: un ingrediente que hará que cualquier postre multiplique su sabor, y por extensión, su valor.




El juego y la comida

Como podemos ver, hay mucho qué valorar en la comida de Runaterra: desde su delicioso sabor, hasta los increíbles poderes que algunos platillos conceden. Incluso algunos pueden ayudar a estrechar lazos o solucionar disputas. En Aguasturbias, por ejemplo, si dos caballeros desean resolver una diferencia, lo harán con un platillo llamado Sándwich Lenguadiente.

Este brutal ejercicio consiste en colocar una peligrosa sardina dientepúa viva entre dos mitades de pan, a veces con aderezo de vinagre de vino de ruda o algunos vegetales. Los caballeros deberán girar el plato después de dar una mordida para ceder el siguiente bocado al compañero; quien termine el platillo con la mayor parte de su lengua intacta, ganará la disputa.


En Colombia y Ecuador, existe la tradición navideña Novena de Aguinaldos, un festejo religioso que no es cruel y brutal como el Sándwich Lenguardiente, pero también involucra juegos y comida. En esta celebración, además de un gran festín, existen juegos conocidos como los aguinaldos. Alrededor de los festejos de comida tradicional como buñuelos dulces y delicioso pan de yuca, los participantes buscan derrotar al contrincante, tradicionalmente en juegos de uno contra uno, como “pajita en boca”, el cual exige sostener algo en la boca (como un palillo o un dulce) durante todo el día. Si alguno no tiene nada y es descubierto por su compañero de juego, el delator debe avisar en voz alta y sumará puntos.



Un hambre insaciable

La comida refleja muchos aspectos de la tierra en la que nace; no solamente gracias a los recursos que forman parte de sus ingredientes, sino también a las tradiciones y costumbres que la enriquecen. Es por eso que todo platillo es un mosaico que hace eco de sus raíces y motivo de orgullo para quienes lo preparan y comparten con el resto del mundo.




Comparte tu recetario:

Para regocijo de chefs y comensales de este y otros mundos, las tradiciones culinarias de América Latina y Runaterra ciertamente comparten una riqueza envidiable. ¿Cuáles son tus manjares favoritos? ¿En tu país se prepara algún plato típico digno de Runaterra que tenga propiedades o efectos fuera de lo común? Desde Shurima, hasta el Fréljord ¿qué otros platillos imaginas que existen en el resto de las facciones?

No dejes de contarnos en la sección de comentarios. ¡Provecho, invocador!