Reseña: Summit de Esports LAN 2017


Faltan algunos minutos para que el reloj marque las 9 de la mañana. Ya son varios los jugadores, entrenadores, managers y directivos reunidos que comparten anécdotas y especulan sobre lo que les espera mientras esperan el transporte que los conducirá al parque Las Estacas, sede del Summit de Esports con el que arrancaron formalmente las actividades competitivas de 2017 en nuestra región.


Recuerdo que aunque esa mañana fue especialmente fría, conforme nos acercamos a lo que sería nuestro destino por los próximos tres días, el cielo despejado permitió que los cálidos rayos de sol elevaran la temperatura rápidamente, lo que nos recordó por qué a esta zona de México le llaman “la eterna primavera”.

Al llegar al parque Las Estacas, nos dirigimos hacia la mesa de registro donde los organizadores ya nos esperaban para iniciar la jornada. El simple hecho de caminar rodeados de vegetación, arroyos y estanques naturales nos brindó un panorama al que no muchos estamos acostumbrados, y que nos invitaba a desconectarnos (aunque fuera solo temporalmente) de cualquier preocupación o situación pendiente que hayamos dejado atrás.


Clave del éxito deportivo: la preparación


Cuando pensamos en organizaciones y atletas profesionales de eSports, es común imaginarnos a un grupo de jóvenes reunidos en sus gaming houses, practicando incontables horas sin parar, con la mano derecha en el mouse, la izquierda en el teclado y la vista fija en el monitor, mientras se comunican los detalles tácticos y estratégicos que les permitirán conseguir la victoria. Y es cierto: esta imagen representa una de las actividades a la que los jugadores profesionales de League of Legends invierten más tiempo. Sin embargo, hay mucho más que eso cuando se trata de ser un atleta de alto rendimiento con serias ambiciones de forjar una carrera memorable en los deportes electrónicos.

En una palabra: preparación.

Y es precisamente esa preparación la que muchas veces marca la diferencia entre mejorar o quedarse estancado. Entre probar el éxtasis de ganar o sufrir la derrota. Entre levantar un trofeo o ver cómo otros lo levantan. Entre mantener un lugar en la Liga Lationamérica Norte o ser relegado a la categoría de ascenso.

La organizaciones que están detrás de los equipos profesionales y semiprofesionales de la Liga Latinoamérica Norte (LLN) y el Circuito de Leyendas (CDL) respectivamente, tienen más claro cada día que el tiempo dedicado a la preparación de sus equipos es una de las mejores inversiones.


Comienzo memorable para romper el hielo


Una agradable sorpresa fue comenzar el Summit de Esports jugando futbol. ¡Así es! Más tiempo nos tardamos en trasladarnos de la Ciudad de México a nuestro destino, que en ponernos los shorts, tenis y bloqueador solar (sí, algunos somos responsables) para saltar al terreno de juego y demostrar nuestras habilidades con el balón.






Quien piense que los eSports y los deportes tradicionales no son compatibles es porque seguramente nunca ha visto a Santiago “Deps” De Pool quitarse adversarios por la banda izquierda con una habilidad que recuerda sus incursiones en la jungla rival en la Grieta del Invocador. O tal vez porque no imaginarían a Ian “N1njA” Espinosa repartir pases en la media cancha como reparte últimos golpes a los súbditos en el carril inferior, o a Emanuel “Gralou” Trasande usar su velocidad y habilidad para convertir pases filtrados en goles.

Y fue así como entre gritos de ¡Manda el pase filtrado! ¡Centra¡ y ¡Goooool!, el esférico nos permitió romper el hielo, conocernos mejor y acordar que sacaríamos el mayor provecho posible de estos días de preparación.


Un encuentro de talentos


El evento reunió a alrededor de 50 jugadores profesionales de League of Legends, número al que se sumaron entrenadores, managers de equipos, directivos, Rioters, ponentes y conferencistas. Una congregación de individuos con distintas personalidades, procedentes de varios países, con distintos niveles de experiencia, fortalezas y debilidades.




Aunque varios ya se conocían por haber sido compañeros o rivales en ediciones anteriores de lo que fue la Copa Lationamérica Norte, también nos acompañaron nuevos elementos que hasta ese momento pudieron conocerse, platicar, compartir los nervios por el arranque de la LLN, pedir consejos, y hasta estudiar a los futuros rivales.

Los días transcurrieron en un abrir y cerrar de ojos. Tal vez por la agenda de actividades que nos mantenía siempre activos; tal vez porque, como dicen por ahí, “el tiempo vuela cuando te diviertes”.

A lo largo del summit se llevaron a cabo pláticas y ponencias diversas. Algunas de ellas diseñadas para los entrenadores y managers, otras enfocadas en brindar herramientas y mejores prácticas a los directivos de las organizaciones, otras concebidas para los jugadores profesionales, y algunas más generales para todos los asistentes.

Rioters de varias disciplinas como esports, publishing, operaciones de liga, player management, comportamiento del jugador y manejo de redes sociales compartieron con los asistentes el detalle de lo que cada área realiza e ideas de cómo colaborar mejor para lograr los objetivos de la escena competitiva profesional en nuestra región.

Las diversas actividades y pláticas incluyeron temas tan diversos como el ecléctico grupo de asistentes reunido: marketing aplicado a jugadores, administración de equipos, negociación y patrocinios, modelo de scouting y reclutamiento, entre otros.

Una de las actividades que mayor interés generó fue la plática “Crisis en las partidas”, impartida por Marcelo Schejtman, coach certificado que ha colaborado de cerca con atletas profesionales y campeones olímpicos, y que actualmente apoya al club profesional de futbol América (en México) con la preparación mental de los jugadores. Llevamos a cabo ejercicios de autoconocimiento tanto en equipo, como individualmente, y escuchamos con atención a los consejos para manejar de forma más eficiente los momentos de crisis a lo largo de una partida.





El exjugador profesional de futbol y seleccionado mexicano Francisco “Kikín” Fonseca acudió a platicar con sus colegas de esports para compartirles su testimonio de vida, las dificultades a las que se enfrentó para destacar en un deporte profesional colectivo, y la importancia de cultivar tanto el talento como la actitud para ello. Resaltó también la importancia de que los entrenadores y managers generen un ambiente positivo en el equipo y un sólido sentimiento de grupo, unos de los atributos principales para conseguir logros deportivos importantes, más allá de las habilidades individuales de unos cuantos jugadores destacados.

Después de 2 días de conferencias, los participantes cerraron el evento disfrutando de más actividades de integración y convivencia: empezamos con un torneo de futbol entre los equipos de LLN y el equipo formado por directivos y dueños de CDL. Tras unas eliminatorias reñidas, la escuadra colombiana de Dash9 se levantó con el trofeo gracias en parte a las habilidades con el balón de su coach "DYE".

Otra de las actividades fue un torneo de Gotcha en un área especialmente creada en la mitad de la selva. Aunque hubo algunos buenos encuentros a “balazos”, el equipo conformado por directivos de CDL terminó superando a todos sus rivales. Finalmente tuvimos la oportunidad de disfrutar el hermoso río natural Las Estacas antes de regresar, listos para comenzar el torneo apertura 2017 de La Liga Latinoamérica Norte.




Más allá de estrechar lazos y convivir, nuestro deseo es que los jugadores, entrenadores y organizaciones de esports que pudieron asistir aprovechen al máximo las herramientas disponibles para consolidarse como instituciones deportivas cada vez más preparadas y capaces. ¡Éxito, y nos vemos en el próximo summit.