Shurima

Shurima fue alguna vez un poderoso imperio que abarcó hasta el sur del vasto continente. Tras una era de expansión y prosperidad, el último emperador fue traicionado por su amigo más cercano, y el imperio fue reducido a un montón de ruinas. Su resplandeciente capital fue destruida en el cataclismo; la gente se dispersó y las grandes ciudades fueron consumidas por la arena. Ahora Shurima no es más que un yermo desértico e inmisericorde en el que solo los más fuertes sobreviven, y su gente se mantiene cerca de los pocos oasis que aún existen y de las tierras fértiles alrededor de la costa.

Milenios después de la caída de Shurima, las historias sobre la gloriosa capital y su resplandeciente disco solar se convirtieron en poco más que mitos y religiones devaluadas de los escasos supervivientes del imperio. La mayoría de los habitantes de Shurima ahora residen en pequeños asentamientos tribales agrupados cerca del agua o construidos sobre los esqueletos de ciudades ancestrales para venerar glorias del pasado. Algunos van a la caza de riquezas enterradas del imperio caído o trabajan como mercenarios y se ganan la vida luchando para los ricos antes de volver a desaparecer en las arenas. Otros tratan de olvidar el pasado y se centran en el futuro buscando naciones del otro lado del océano con las cuales comerciar.

Pero los mitos ancestrales de Shurima han vuelto con fuerza y la gente está intranquila. Los vientos del corazón del desierto cuentan historias sobre poderosas ciudades que se alzan de la tierra y de un guerrero dorado que avanza a la cabeza de un ejército de arena. Los rumores hablan del renacimiento de héroes ancestrales y de una guerra entre dioses que hará temblar los cimientos del mundo.

La ciudad de Shurima emerge de nuevo, y nada volverá a ser igual.

Linaje