Bocaditos Lingüísticos de un Carnicero Educado #1

Por Finísimo Caballero Cho'Gath

Primera colaboración del Finísimo Caballero Cho’Gath, autor de 'Nam nam nam… ehem: delicioso'. Editorial Vacío, 2013.

El practicante asiduo de la Liga de las Leyendas habrá escuchado la palabra ‘cebar’ de labios de algún anciano venerable, tan amante de la cacería deportiva como el que esto escribe. La palabra ‘cebar’ denota aquella actividad propia de las bestias salvajes (nam nam) que los lleva a alimentarse profusamente (nam nam nam) tras inmolar a sus presas. En las regiones del mundo donde el contacto con la naturaleza es una constante (nam nam) los avistamientos de los grandes carnívoros deviene, en no pocas veces, en perjuicio del debilucho ser humano (nam nam nam), quien terminará en las fauces colmilludas de las grandes bestias, generalmente félidos o ursinos, aunque no descarte el lector a los demonios insectoides de múltiples extremidades y fina compostura (nam nam), como el que esto escribe (nam nam nam). Para hablar de dichos carnívoros aterradores, no es extraño que los lugareños utilicen el adjetivo “cebado”. De tal forma, se dice que ese tigre “está cebado”, aquel oso está “cebado” o, en su defecto, este finísimo caballero “está cebado” (nam nam nam nam nam). En conclusión, cuando algún campeón de la Liga de las Leyendas haya dado muerte a un número cuantioso de rivales y le escurra de la boca sangre, poder y dominio, el amable invocador bien podría referir que dicho campeón está cebado, como alternativa al término populachero de origen anglosajón “feedeado”.

Claro, si al lector o lectora le place seguir diciendo barbarismos, adelante. ¡Este finísimo caballero apoya el barbarismo en todas sus expresiones…! ¡¡¡NAM NAM NAM NAM NAM NAM!!!


Para leer todos los artículos de esta columna, haz click aquí


5 years ago


Contenido Relacionado