Virtuoso abre su taller al público

Por Riot Brujo

Era un sábado como cualquier otro en la Ciudad de México. La gente transitaba por las estaciones del metro, sorteando túneles y vendedores ambulantes. En la estación de Insurgentes, sin embargo, ocurría algo especial: un pequeño grupo de jugadores de League of Legends comenzaba a congregarse con la misión de resolver un acertijo: ¿dónde se presentaría el Virtuoso?

A lo largo de la semana, habíamos sembrado varias pistas a través de nuestra página de Facebook anticipando un evento sui géneris donde el actor de doblaje y pintor Oscar Flores abriría su taller de trabajo para pintar un mural inspirado en Jhin, nuestro campeón más reciente.

La idea de que Oscar, quien interpreta a Jhin en su voz latina, hiciera también la interpretación pictórica del campeón surgió durante la misma sesión de doblaje. “Este es el tipo de personajes que más disfruto como actor”, nos comentó Oscar al terminar una de las frases. Como preparación, le mostramos el video la Mente del Virtuoso. Tras ver el video, nos comentó que él también era pintor y nos mostró algunas de sus obras. Fue en ese video, además, donde vio la escena que inspiró en su mente, también de virtuoso, la imagen del árbol de la muerte. Pensó en Jhin ejecutando lo opuesto a un árbol de la vida: un asesinato artístico donde la víctima florecía hacia la muerte.

     El punto del doblaje y de trabajar con personajes es acercarse a la gente

Durante el taller abierto, uno de los jugadores que había dado con el lugar le preguntó cómo describía su estilo. Dejando su pincel de lado por un momento, Oscar le comentó que los muralistas mexicanos y el puntillismo eran sin duda una gran influencia, pero también las piezas de artesanía y técnicas como la filigrana. “Me gusta la luz y el movimiento, y la libertad de expandirme”, agregó.

Ese gusto por la luz y la expansión a partir de figuras de filigrana también se refleja en las demás piezas que preparó Oscar alrededor de Jhin, utilizando zapatos y camisetas como lienzos, con marcadores de gruesas líneas como pinceles (disfrútalas tú también en la galería de abajo).

LA VOZ DEL VIRTUOSO

  • ¿Cómo nace tu interés por la pintura?

    “Cuando era niño no hablaba mucho, pero todo lo expresaba con dibujos. Me sentía muy cómodo dibujando. Era mi manera de socializar. Después, como a los catorce años, un amigo me enseñó a usar el aerógrafo y esto amplió mucho mis posibilidades. Sobre todo, me ayudó a dar el siguiente paso, que era romper las limitaciones de los espacios pequeños, donde a veces me sentía incómodo dibujando. De hecho, empecé dibujando cosas muy pequeñas, como aves o insectos. Siempre me gustaron, y me siguen gustando, los grabados de Escher y de Blake. De Escher me encanta cómo pasa de una figura a otra en la misma ilustración. Esa posibilidad de cambio se traduce en movimiento, y de ahí en vida. También me gusta mucho dibujar ojos, pues en ellos ves quién es realmente una persona”.

    • ¿Y cómo comienza tu interés por el muralismo?

      “Estuve trabajando en San Cristóbal de las Casas, donde hicimos un proyecto con niños de las comunidades rurales donde pintábamos con gis pastel en las paredes. Era un proyecto que llevábamos a la par artistas y pedagogos. Lo que hacíamos era pintar con tres colores básicos: rojo, amarillo y azul, las emociones que nos compartían los niños. Con el rojo sacábamos la ira; con el amarillo, los miedos; y con el azul, los sueños. De ahí comenzó a interesarme el gran formato”.

      Mientras Oscar pintaba su mural de Jhin, los corredores del museo improvisado se llenaban de jugadores que iban descubriendo la amalgama del actor y el personaje. Primero, en los bocetos y las piezas sobre Jhin creadas por Oscar; luego, en un holograma que reproducía la voz y movimientos de Jhin; y finalmente, en la sala donde los asistentes podían interactuar con Oscar, con los rioters y entre sí.

      • ¿Cómo alternas la vida del actor con la del pintor?

        “Ha sido una locura. Mi vida ha sido algo que yo le llamo desatino controlado. Me he divertido mucho, eso sí, y es algo que se ha visto reflejado en mi trabajo y en por qué hago lo que hago. En el doblaje ya tengo dieciocho años, comencé desde los diecisiete. Es algo que uno no puede programar, porque no sabes cuándo vas a tener trabajo. Entonces trato de tener cierta disciplina, algo que me cuesta bastante. Me levanto muy temprano para hacer ejercicio y pintar, luego me organizo si tengo llamado, y cuando regreso, me quedo tarde para aprovechar ese espacio y pintar.”

        • ¿Hay una relación entre el drama y la pintura como formas de arte?

          “Para mí es como subirte al mismo metro, nada más vas variando las líneas. En esencia, estás en el mismo viaje, solo vas trasbordando de estación en estación. Te subiste con el mismo boleto, y ya no vuelves a pagar. Sabes cómo funcionan las cosas y aprendes a sobrevivir. Es como la sangre: va en el mismo torrente, solo cambia de dirección: es la misma vena. Para mí, la actuación y la pintura nacen del mismo sentimiento.”

          Y del mismo metro de la Ciudad de México, pero desde una estación muy alejada del centro, llega uno de los asistentes. Nos cuenta que él y su amigo quedaron de verse en Insurgentes para ver de qué se trataba este asunto. “Ya quiero jugarlo, porque es tirador y es lo que más me gusta jugar”, le comenta al rioter que charla con él. Al otro lado del taller abierto, un grupo de jugadores, que se acaban de conocer ahí mismo, debate qué tan viable podría ser Jhin en otro carril. Alguien más le pregunta a Oscar si se identifica con Jhin. “Somos iguales, solo que yo no asesino”, responde despertando las risas de la gente a su alrededor.

          • ¿Qué pensaste de Jhin cuando te tocó interpretarlo?

            “Es uno de los personajes más yo que me han tocado en la vida. Ha habido unos cinco personajes muy icónicos en mi carrera, y para mí Jhin ya se volvió uno de ellos. Aparte de que es artista, es sarcástico y está loquísimo. Si alguien me hubiera pedido que creara un personaje, yo habría creado un personaje así. El uso de máscaras es algo que a mí me encanta, y cuando lo vi usando una dije este soy yo. El misticismo dentro de un personaje me parece el elemento principal que yo usaría al crear un personaje, y es algo que también percibes en Jhin.”

            • ¿Qué representa la máscara para ti?

              “En el doblaje te pones un chingo de máscaras y tu voz hace eso, le da personalidad a todas esas máscaras. Ponerte esas máscaras me da la posibilidad de explorar mi capacidad de hacer cosas diferentes. El mayor halago que a mí me han hecho en el doblaje es cuando no me reconocen, porque significa que logré hacer algo muy diferente de la persona que soy. Lo mejor que he hecho, lo he hecho cuando no soy yo.”


Más tarde, durante otro de los recorridos, llega una pareja de novios, de dieciséis y diecisiete años de edad; ella juega Tristana y él juega Ekko. Él cuenta que una vez iba en el metro y ella le llamó por teléfono. Cuando contestó, solo escuchó el alargado grito de emoción de su novia porque se había anunciado el aspecto de Entrenadora de Dragones de Tristana. Escuchar esta anécdota y las de los demás asistentes fue lo mejor del evento, pues habla del cariño que se puede tener hacia un personaje y de la posibilidad de compartirlo con quienes sienten esa misma pasión. Finalmente, como dice Oscar Flores, la voz y el muralista de Jhin, “el punto del doblaje y de trabajar con personajes es acercarse a la gente”.


EL TALLER DEL VIRTUOSO

¡Clic en la imagen para ENORMIZAR!



3 years ago


Contenido Relacionado